Nuestra labor educativa nos impulsa a crear un ambiente de libertad y participación que lleve a nuestras alumnas y alumnos a convertirse en sujetos de su propio desarrollo a  experimentar  el amor de Dios Padre bueno, providente, bondadoso y misericordioso que ayude a descubrir su dignidad de personas; que mediante la oración y vivencia de su fe, se capaciten para descubrirlo en su vida a través de la ciencia, de los acontecimientos y el compromiso con sus hermanos más necesitados.

            Nuestro colegio, cultiva la auténtica “vida en valores”, hasta que logre ser un verdadero “autodidacta”... Descubridor de su propio ideal.